LA PELÍCULA DE KEN LOACH ‘EN UN MUNDO LIBRE’ GANA UN CAMELLO BLANCO EN EL FESTIVAL DEL SÁHARA

por Luis Alberto Álvarez


El británico Ken Loach se llevará para su casa un hermoso camello blanco como primer premio en la quinta edición del Festival Internacional del Sahara (FISahara) fallado el pasado 20 de abril. El camello pretende simbolizar “la cultura e identidad saharaui”, en palabras de los organizadores. El cineasta, que no se encontraba en el certamen, presentaba su última película ‘En un mundo libre’. Según el presidente de un jurado formado por 15 miembros elegidos entre el público, no se han tenido en cuenta “el contenido técnico como tál”, sino la opinión de los propios espectadores.

Javier Corcuera, director del festival fue en encargado de recoger ‘el premio’ y recordó el compromiso de Paul Daverti, guionista de la película, con un festival del que ha sido miembro “fundador”.

Trailer de la película ‘En un mundo libre’, ganadora del Camello Blanco en FISahara ’08

El segundo y el tercer premio fueron para la española ‘El Sáhara no se vende’ y la cubana ‘Futuro de ayer’, respectivamente. Luis Arellano, codirector de la película española y monitor del taller de fotografía habilitados para el Festival, aspira a que su película sirva “para sensibilizar al pueblo español” de la realidad en la zona.

El acto de clausura se inició con la lectura de los actores y cineastas españoles que asistieron al certamen -Javier Bardem, Carmelo Gómez, Fernando Colomo, Luisa Martín y Guillermo Toledo, entre otros-, de un manifiesto en el que se establecen como plataforma de apoyo a los saharauis refugiados y que solicita al gobierno de España que reconozcan a éstos un estatus diplomático. Rosa María Sardá, encargada de leer el texto, aseguró tener “una familia en Dajla (el campo de refugiados donde se celebra el festival)”.

La nota de humo la puso Javier Bardem cuando a una niña se le cayó uno de los trofeos honoríficos de los que entregaban a los artistas y se le rompió en varios pedazos. El actor, ganador de un Oscar, dijo de forma espontánea “ese para mí”.

El popular intérprete tambien protagonizó la velada anterior cuando descubrió al público asistente a un concierto su faceta más desconocida hasta la fecha: la de músico. Bardem fue uno más de los miembros del grupo formado por Manu Chao, el argelino Akli D y la cantante venezolana Dazmira. Sentado en una esquina del escenario (el remolque de un camión), Bardem tocó, de manera más que digna y muy entregado, la darbuca, una especie de timbal pequeño. El recital, en acústico, fue un recorrido a los principales temas del músico hispano-francés como ‘Desparecido’, ‘Clandestino’, ‘¿Qué horas son?’ o ‘Me gustas tú’. El concierto culminó con la canción del grupo Estrella Polisario ‘Tu y yo queremos un Sahara libre’ que causó el delirio de todos los espectadores congregados en una hermosa noche de luna llena.

Luis Alberto Álvarez (CC)