Francisco Frutos: “Los dirigentes políticos y sindicales han dejado de cumplir con su responsabilidad”

Es el día más importante de los trabajadores, sin embargo desde hace años -algunas malas lenguas lo identifican con la caída del muro de Berlín allá por 1989- no es más que una excusa para poner ‘pies en polvorosa’ hacia los paraísos virtuales de las costas alicatadas españolas. Así, en éste 2008, fiel al espíritu de contrarreforma triunfante en la sociedad española, la manifestación del Primero de Mayo en Madrid no pasó de ser un mero ejercicio nostálgico que reunió a cuatro gatos, entre los que se incluye el que suscribe esta crónica.

Momento de la manifestación de Juventudes Comunistas el Primero de Mayo de 2008 en Madrid

Hasta 25.000 manifestantes, según los cálculos más optimistas de los organizadores de la manifestación más ‘multitudinaria’ de la capital, la convocada por CC OO y UGT, y 9.000 según la policía. Lo cierto es que yo no tuve ningún problema de espacio en manifestarme junto a mi bicicleta, puesto que a nadie pareció molestarle, seguramente porque había espacio suficiente para todos. A pesar que el clima festivo acompañó a toda la comitiva que discurrió sin incidentes desde el paseo del Prado hasta la Puerta del Sol, el malestar y, en algunos casos, la resignación era palpable. Yo opté por seguir la comitiva hacia la mitad, la que estaba que estaba capitaneada por las Juventudes Comunistas que amenizaban el recorrido con jóvenes que vomitaban por el micrófono las consignas más ‘agitadas’ subidos a un pequeño camión. Entre las más coreadas estaba “CC OO, sindicato trabajador” o “¿Zapatero es socialista? Ja ja ja”.

Leer el resto de esta entrada »